jueves, 20 de septiembre de 2007

"El País" ANTISOCIAL

Cada vez estoy más convencido que el Diario "El País" está tomando una deriva neoliberal sin precedentes. Algo está ocurriendo.
El periódico de las libertades y la progresía va girando lentamente a la derecha. La linea editorial se está alejando de forma palmaria de sus principios de independencia. No hay mejor manera de expresar lo que siento que remitiros a la entrada de Rue de Madeleine, ella ilustra a la perfección algo que es una pura evidencia.
Llevo comprando el País 15 años, día a día. Soy subscriptor. Desde ayer, la gota que colmó el vaso, ya no puedo dar un euro más a quienes de forma irracional y manipuladora, en su editorial, critíca el plan de viviendas del Gobierno.
Hoy, en un ejercicio de responsabilidad, la Ministra Chacón pone los puntos sobre las ies a quien desde su posición de director intenta confundir a la sociedad en general y a sus lectores en particular.
"Leí con estupor la información que abre el periódico que usted dirige el día 19 de septiembre y que rebosa inexactitudes y errores, comenzando por su titular: Zapatero presenta un plan estrella de vivienda que calca una medida en vigor.

La parte del plan de vivienda presentada ayer [martes 18] por el presidente y yo misma incluye dos medidas:
a) Desgravación fiscal de alquiler de vivienda para personas con rentas inferiores a 24.000 euros netos. Esta medida, sencillamente, no está en vigor. Primer error.
b) Renta de emancipación para alquiler dirigida a los jóvenes ocupados con ingresos inferiores a 22.000 euros (ocho de cada diez se encuentran en esa situación). A esta renta se añade, además, un aval por seis meses de un préstamo para la fianza de 600 euros. Tampoco está en vigor. Segundo error.
¿Qué está en vigor entonces? Una ayuda a las familias en situación social apurada aprobada por el actual Gobierno en 2004 que está condicionada a un límite de ingresos más bajo, a una superficie del piso alquilado y al precio del alquiler. ¿Cuántas familias españolas se han beneficiado el último año de esta ayuda? Unas 18.000. Por cierto, en la Comunidad de Madrid, ninguna. ¿Cuál es el presupuesto de esta ayuda en vigor? Treinta y dos millones de euros el último año.
Vamos ahora a contrastarlo con lo presentado ayer por el presidente. ¿Cuántos son los beneficiarios previstos de las medidas anunciadas ayer? Alrededor de un millón el primer año. Y ¿cuál es el presupuesto de las medidas anunciadas ayer por el presidente? Un total de 784 millones de euros.
Así pues, 18.000 beneficiarios frente a un millón (55 veces más), 32 millones de euros frente a 784 millones (25 veces más). ¿De verdad le parece a usted un calco, señor director?
Me permito sugerirle asimismo un mínimo de coherencia entre sus páginas de información y de opinión, y una mayor consideración a la inteligencia de sus lectores. Si las medidas propuestas son "un calco de una en vigor", como sostiene su información, ¿por qué se preocupa su editorialista por los 415 millones que cuesta la nueva medida? (Le recuerdo un párrafo: "No está de más recordar que estas medidas son costosas: los 210 euros mensuales supondrán al erario público casi 450 millones de euros").
En fin, señor director, mantengo mi confianza en que su periódico (que es también el mío desde hace mucho tiempo) subsane unos errores tan voluminosos como innecesarios."

Espero que el Director de este diario, Javier Moreno, rectifique. De lo contrarió lo consideraré como una "sucursal mediática" de la derecha. Al mismo tiempo, me gustaría ver la actitud de sus columnistas ante tamaño despropósito del Director. Ahora ire a por el País y sacaré mis propias conclusiones, como no podía ser de otra manera. Mañana decidiré si tiro el talonario de subscriptor a la basura.

10 comentarios:

Blanca dijo...

Yo ya te comenté el otro día, cuando estuve contigo, que hace tiempo que no compro El País, salvo los domingos, porque estoy haciendo una colección y porque tienen la exclusiva del Damero Maldito, crucigrama "extremo" que ya me empeñaba en resolver cuando Conchita Montes lo publicaba en TRIUNFO, la mejor revista política que ha habido en España, lectura obligada (y placentera) de decenas de años.

Cuando TRIUNFO desapareció, uno de los placeres que comportaba para mí esta publicación, que era ese Damero, lo empezó a publicar El País los domingos... ergo... si ahora ya no me resulta placentero leer este periódico, compañero de viaje de muchos años de mi vida, lo dejo de comprar... es así de sencillo, a pesar de que Virginia Montes (su hermano Víctor Vadorrey) es casi tan buena como Conchita.

Esto que ahora os inquieta, porque es muy grosso, ya me lleva a mí inquietando desde hace tiempo y por éso decidí no dar un "duro" más al grupo editorial... con mi dinero va a ser que no...

Los pasos que no doy dijo...

Ya llevan tiempo sí, lo que pasa que lo de ayer fue realmente grosero, manipulador, mal escrito y peor razonado. Una pena. Se ve que cualquiera vale para escribir editoriales "liberales".

Fue una bofetada para sus lectores "de siempre" y un insulto a nuestra inteligencia.

Antonio, genial que hayas publicado la carta de Carme Chacón, a la que seguro ni contestan.

Cris dijo...

Ojito, porque ya me comentaron a mi que desde que veían cerca la muerte de Jesús de Polanco, se olían cambios ideológicos en prisa... efectivamente los hijos son algo mas liberales y conservadores que su padre... y es que cuando ya te lo dan todo hecho parece que solo vales para deshacerlo... Bueno, aun nos queda a Iñaki Gabilondo y sus telediarios en cuatro... Y especialmente sus análisis, que en general me parecen de primera... Aun así os digo que "El País" es lo único periódico aceptable de la prensa escrita española, aunque a veces se den hostias como estas...

Anónimo dijo...

Pues compra el ABC, que ahora es progresista

Blanca dijo...

Te recomiendo un paseo por animal político, antonio, y saldrás muy ilustrado al respecto de la nueva deriva de PRISA.

Adivagar dijo...

Yo, aun siendo de centro-derecha, leo a diario elpais.com, y ciertamente creo que en los últimos meses se está alejando del gobierno. De todos modos, como bien sabes, el propio mercado se encargará de cubrir esa demanda ideológica, pues tendrá muchos lectores. En la derecha hay varios medios de comunicación impresos, cada uno con su linea editorial, y creo que es algo sano, pues ni toda la derecha es una ni toda la izquierda es una.

A veces nos identificamos de una tendencia u otra como si fuera un pack completo, y tampoco es así. Yo soy conservador y la monarquía me parece un anacronismo, estoy contra el aborto pero no contra la eutanasia, creo en el mercado libre pero en la socialización de la vivienda. Las ideas evolucionan, y con ellos los partidos políticos y los medios de comunicación. Tranquilos que pronto es podréis juntar en torno a un grupo editorial que represente vuestros ideales.

Un saludo.

Antonio Parra dijo...

Estoy de acuerdo contigo, Adivagar. Ojalá en el centro derecha de este país hubiese muchas personas como tú.
Sobre la deriva neoliberal de "El País", sólo decirte que me da pena que un grupo cambie su ideario no por evoluccción lógica sino por dinero.
Probablemente otro diario, El Publico, colme las espectativas de los que nos consideramos de Izquierdas.
Saludos

Rue Madeleine dijo...

Es cierto, adivagar, tienes toda la razón.

Lo que cabrea es lo que dice Antonio, que toda esta trama se monte sólo por dinero. Y que sea tan evidente además¡

En fin. Ya dijimos que el período protopreelectoral iba a ser divertido...

Gracchus Babeuf dijo...

¡Es el dinero!

El nuevo gupo de La Sexta y El Público, va a quitar a Prisa el fútbol de pago. Y el periódico un buen cacho de lectores.

Mirad la cotización de la acciones de Sogecable.

Antonio Parra dijo...

Grauchus, sogecable cae en picado en el mercado continuo: Pierde capitalización. Y los acomodados hijos de Polanco no están dispuestos a que se le quiten privilegios de monopolio futbolístico para seguir hinchando las arcas. Ellos apuestan ahora a otro caballo, el problema es que el caballo al que apuestan se va a dar una hostia antes de salir.
Pierden capitalización dineraria y van a perder capitalización humana.