martes, 6 de enero de 2009

MALDIGO AL GOBIERNO DE ISRAEL

No maldigo al pueblo de Israel, ni al pueblo judio. La pueblos no son culpables de la maldad de las personas y sus responsables , y las personas que hoy ocupan el Gobierno del Estado Palestino son, como poco, miseria y escoria humana. Maldigo a Livni, a Ehud Olmert y a todos los que forma el Gobierno Sionista y asesino. Odio a los líderes del Likud, del Kadima y comienzo a despreciar al Mapei.
Ver las imágenes de pequeños, asesenidos a sangre y fuego por una de las estrellas guardadas de USA me repugna. Y tambien me repugnan los miembro de Hammás. Y tambien maldigo este engendro de Israel. Son la misma miseria, la misma mierda, los mismos fanáticos. Todos son culpables del genocidio que comienza a gestarse en una de las zonas de mayor densidad demográfica del planeta. Pero la mayoría, la inmensa mayoría de los que viven en esa tierra son inocentes y están desnudo ante tanta locura.
Que alguien pare esto en nombre de la Justicia, de la Solidaridad, de los Derechos Humanos, de la Libertad y de la Decencia Humana!!!

20 comentarios:

cabopa dijo...

Yo tambien.Los Reyes Magos deberían esta noche repartir pegatinas de ¡¡NO A LA GUERRA!!. Así se lo he pedido, lo malo es que no creo demasiado en ellos....Besicos.

Los pasos que no doy dijo...

Ojalá fuera cuestión de un gobierno, de Livni, Olmert y demás¡, si fuera así quizás podríamos esperar que otro gobierno no fuera tan fascista. El asunto es que no es así. Esta ha sido la política de Israel desde su fundación, y con absoluto descaro desde 1967 cuando la resolución de la ONU les obligó a abandonar Gaza y Cisjordania, entre otros territorios ocupados ilegalmente. En el 67.

Es posible que Hamás sea un grupo terrorista (detesto los fundamentalismos vengan de donde vengan), pero todos sabemos que Hamás es ahora la excusa: estos horrores también Israel los perpetraba hace años. Entonces el terrorista era Arafat y la Organización para la Liberación de Palestina. Israel siempre ha tenido una excusa para asesinar aunque, sobre todo, lo que ha tenido ha sido el apoyo y la culpabilidad de los grandes. ¿O ya nos hemos olvidado de los campos de refugiados de Sabra y Chatila, donde el ejército israelí asesinó a miles de palestinos?, y no existía Hamás...

En fin, este tema es asqueroso

Un beso grande,

Antonio Parra dijo...

Ya en mi entrada anterior manifesté que Hammás era la excusa. Pero siendo excusa o no los maldigo igualmente que al gobierno israelí. Y se que no es un problema de nombres que ocupan el Gobierno,. es un problema de políticos que desde el 67 vienen ocupando el gobierno y que les puede las ansias de venganza por encima del respeto a los seres humanos.

Blanca dijo...

Tienes razón, Antonio, la culpa es de la política y de la religión. Los que están en medio son las personas a las que nunca hacen caso.

Y también de los medios de comunicación, maestros en la demagogia, como perros de presa tras la foto que más convenga. Da igual que se esté masacrando más y peor en Congo, o que no se pueda sino malvivir en Somalia si es que antes no te has muerto de hambre o sed... éso ya no vende, venden las imágenes de los niños palestinos, pobrecitos inocentes en medio de tanta amargura y mierda, muertos sin saber que sus fotografías de terribles cadáveres que se nos clavan en el alma sirven para vender más periódicos de magnates a los que les importa un carajo si viven o no, pero esas imágenes venden...

Me he querido ir de este medio cuando ya no pude aguantar tanta demagogia dirigida por unos y otros. Todos importamos nada, judíos y palestinos, norte y sur, negros o blancos. Somos una gota en medio del océano y no se nos va a escuchar. Ahora vende esa maldita barbarie. Mañana venderá lo que una parte de los contendientes nos haga, la próxima bomba que mate a centenares de inocentes que estaban en el lugar menos adecuado en el peor momento. Y la tirarán como las anteriores, en nombre de un dios, cualquiera que sea, igual que ahora las tiran en nombre de una historia real o falsa, me da igual. El hecho cierto es que matan a los que estamos en medio, mientras los sobrevivientes lloramos por lo que pudo haber sido y no fue.

Te quiero mucho Antoñito, a Lola también... quisiera volver a estar con vosotros juntos muy pronto al lado de mi "judío errante", tan inocente como todos los que estamos en medio, figuras pasivas de la degeneración en que se ha convertido la vida.

GINEBRA dijo...

Pués no es para menos... pero el pueblo judío ve perfecta e inevitable la guerra y la masacre que conlleva, no lo olvides...
En definitiva es un desastre total, Antonio.
El proclamado y esperado Obama ni se pronuncia... ahí se nota que su campaña ha sido pagada por dinero judío... besitos

Blanca dijo...

¿Y por qué ningún gobierno árabe, que hay varias docenas, dice tampoco nada? ¿Por qué calla Egipto, o Arabia, o Libia, o Pakistán, o.....?

Nadie parece enterarse de que el pueblo palestino no le importa nada a nadie, A NADIE. Ni entre ellos mismos se importan, matándose como están unos contra otros desde hace años.

Es injusto hablar del "judío", igual que es injusto hablar del "americano", o del "español", o del "moro", o del "chino". Cada persona es única e indivisible, con sus propias ideas y objetivos en la vida, independientemente de su raza, color, sexo o religión.

Todos los que ahora están dando caña indiscriminada a "los judíos" se están comportando de la misma manera que acusan a otros. Porque ¿qué tiene que ver un ciudadano holandés, o argentino, o etíope, o alemán... con un ciudadano israelí? ¿O es que yo, por ser blanca, bautizada católica y española tengo algo que ver con los 40 años de dictadura franquista o con Blas Piñar?

Ni se pueden mezclar períodos históricos, ni se puede medir por el mismo rasero a todo individuo circuncidado. Y es caer en lo mismo que se denuncia: racismo.

Insisto en lo poco que los países árabes se han preocupado históricamente por los palestinos, musulmanes de tercera, carne de cañón, ciudadanos invisibles al albur de lo que cualquier hijodeputa quiera hacer con ellos, incluidos sus propios hermanos de religión. ¿No es éso también denunciable? ¿Por qué todos se meten ahora con Obama y nadie con el rey de Arabia?

Bla, bla, bla... y mientras todos cooperan en la desaparición de todo un pueblo, unos tirando bombas asesinas, otros dejándoles que acaben con el "problema", manchándose las manos otros que les resuelvan esa incordiante china en el zapato; Europa, Asia, África, América y Oceanía. Los israelíes lo saben. Saben que los palestinos no importan a nadie, así que solo son el brazo ejecutor del deseo de todos.

Y todo lo demás son cuentos chinos que yo, lamentablemente y perdonadme todos, ya no me trago.

Antonio Parra dijo...

Este minidebate que se forma en este minirincón es el ejemplo palpable de que el conflicto será eterno. Y yo sigo sin entenser nada.

Los pasos que no doy dijo...

Estás en tu derecho, blanca, de no tragarte lo que no quieras, faltaría más, pero eso no quiere decir que otros nos tengamos que tragar esos sapos, so pena de ser acusado de racistas o de seres manipulados por la prensa, como si fueramos tontos. Yo, que no le hago la ola ni al lucero del alba, me he sentido molesta con ese comentario, la verdad, pues me creo con la suficiente capacidad como para discernir la noticia de la manipulación, es más con Internet es tan fácil acceder a todos los sitios que la capacidad de análisis aumenta.

Creo que salvo contadas ocasiones (no más importantes que llamarle negro a Obama, o decir que trabajas más que un chino, o los moros la tienen más grande), aquellos que nos oponemos a lo que está pasando en Gaza a quien atacamos es al gobierno de Israel, un gobierno claramente racista y sionista, y no al pueblo judio. No deja de ser otro sarcasmo que aquellos que jalean a Franco (y, por tanto, al fascismo asesino de judios, republicanos, gitanos y otros) sean los que con más ardor están defendiendo la política de Israel. Por supuesto, sé que tú no eres de esos.

Quiero que eso quede bien claro. Que meterse con Israel y su política no es atacar a los judios como raza. De la misma manera que no estar de acuerdo con la AVT no es atacar a las víctimas del terrorismo etarra, ni creer en el federalismo es ser antiespañol. No nos confundamos, por favor.

De los países árabes, blanca, no esperamos nada, sus dirigentes son una puta mierda, corruptos o integristas o vendidos a EE.UU. o a Irán, o todo a la vez. Sabemos lo que son. De quienes espero, y exijo como ciudadana, es de los países "civilizados", siendo muy consciente de que mientras la voz de los árabes no es oída por sus gobiernos, la nuestra sí puede ser, al menos un poquito, tenida en cuenta.

Lo que pasa en el Congo me interesa, y en Somalia, y en el 85%del mundo..., al fin y al cabo sólo un 15% de la población mundial vivimos así de bien, el resto vive en el subdesarrollo o, directamente, en el hambre. Pero lo que ocurre en Oriente Medio quizás duela especialmente por la cercanía cultural, geográfica, étnica, migratoria, religiosa, etc, etc, etc, que tenemos con ellos. Al fin y al cabo, España ha sido crisol de culturas, hebrea-árabe-cristiana, todos mezclados a lo largo de los siglos(y menos mal)conviviendo, convivencia que aún se da con absoluta normalidad en algunos lugares españoles, te recomiendo una visita a Melilla, para entender lo que te digo.

Einstein, Marx, Engels y tantos otros son fundamentales para todos, pero sin Avicena y sin Averroes no hubiéramos accedido al saber que se escondían en las bibliotecas de Oriente. Al fin y al cabo, como tú bien dices, no importan las razas, importan las personas. Probablemente, seríamos menos sensibles si no hubiéramos tenido "Las mil y una noches", sólo por poner un ejemplo cultural conocido por todos, por supuesto, hay muchos más. La cultura árabe es rica, amplia, diversa, y muchas cosas más, muchas buenas, muchas malas. Ni más mala ni más buena que la nuestra o la hebrea o la senegalesa, sólo que con la árabe, y la hebrea, nos hemos relacionado más.

Y sí, blanca, a mí me importan los palestinos. Y creo que a todas las voces que se están alzando en contra de lo que está ocurriendo en Gaza ahora mismo, también.

Antonio Parra dijo...

Fabulosa tu última intervención Angeles. Expléndida. Pero si nos fijamos bien estamos todos de acuerdo en este conflicto eterno. Sólo hay MATICES que nos hacen discutir acaloradamente. Pero todo queremos que esto se pare cuanto antes, sin matices.

Blanca dijo...

Ángeles, en ningún caso me estoy refiriendo a ti. En ninguno.

Porque además, todos contestan a mis intervenciones pensando que estoy de acuerdo con lo que está pasando en Gaza y nada más lejos de lo que siento. Me importa más que a nadie por razones obvias. Odio lo que hace Israel, me parece un país opresor e hijo de puta y fui la primera en manifestarme despues de Sabra y Chatila y si ahora no lo hgo es porque no vivo donde la manifestación se forma.

Es que, o no me sé explicar o es que la pasión nos ciega a todos más de la cuenta. Me importan los palestinos y lo que les están haciendo seguramente más que a nadie de todos los post que he leído y sus comentarios. Lo que quiero trasladar es que a ningún país, a ningún poder, ni siquiera a ellos mismos, les importa nada su triste vida. Y que me repatea que se estén mezclando hechos históricos que nada tienen que ver unos con otros, por mucho que se quieran relacionar. Lo fácil es éso, cuando las culpas hay que echarlas a las personas que deciden en cada momento.

¿O no te crees que hay cientos de miles de personas en el mismo Israel que están en desacuerdo con lo que su gobierno hace? Pues éso es así. Y ni te cuento si eres un judío no israelí, ahora señalado por el dedo acusador de medio mundo por el solo hecho de tener una raza.

Quiero llamar la atención de lo poco importante que un ciudadano es si no tiene petróleo, o minas de diamantes, o bombas potentes. ¿Por qué nadie habla de los países árabes que no hacen nada por defender a los palestinos? Es a éso a lo que voy. Tu eres una gran persona, te conozco muy bien y sé que eres justa, apasionada (como yo) y utópica (yo cada vez menos).

No deberíamos caer en lo fácil nadie. Yo la primera. El "problema" de Israel-Palestina nos excede a todos, lamentablemente. Y los que tienen capacidad para arreglarlo medianamente se lavan las manos, todo muy bíblico, mientras el grande se carga al chico y a nadie le importa, salvo a algunos cientos de miles, millones quizás, que nos pegamos entre nosotros diciendo las mismas cosas desde un punto de vista diferente.

Todos creen que yo defiendo a los judíos. Joder, yo defiendo al "judío" no israelí, como millones. Y al israelí lo denuncio, porque hace las barbaridades que hace porque tiene fuerza, no por ser judío.

¿Es tan difícil de entender mi postura?

Los pasos que no doy dijo...

La utopia es el deseo de mejorar, decía Anguita (con el que no siempre he estado de acuerdo). Comparto plenamente esas palabras y espero no perder ese deseo. La utopía no es querer lo imposible: era utópico en el s. XIX la jornada de ocho horas y también era utópico, bien entrado el XX, el voto de la mujer. Y ahí están, con todos los matices que queráis, pero ahí están. Ya lo decía el Ché: seamos realistas, pidamos lo imposible.

Sin embargo, los matices son importantes en asuntos tan serios como la vida y la muerte. Pondré un ejemplo: estoy en contra de ETA, pero abominaría de un gobierno que se dedicara a bombardear Azpeitia, con todo el pueblo dentro, masacrando niños y civiles en las escuelas e impidiendo salir a los ciudadanos del pueblo solo por haber votado, democráticamente, a ANV. Los matices, insisto, son importantes. Y seguro que si eso ocurriera, y yo manifestara en mi blog mi discrepancia, no faltaría algún gilipollas que considerara que estoy a favor del terrorismo etarra.

Por lo demás, esta es una discusión difícil en la que las posturas yo las veo claras. Lo que sí he pretendido es dejar escritas algunas cosas que pueden confundir: estar en contra de la política de Israel a lo largo de todos estos años no es ser nazi ni racista ni antijudio, y que, precisamente, quien hace políticas nazis han sido los sucesivos gobiernos israelitas.

Los palestinos puede que se maten entre ellos. No son los únicos. Los europeos lo han estado haciendo durante siglos. Hasta los norteamericanos se han peleado entre sí. No hablemos de los españoles que aún arrastramos nuestra guerra civil.

No creo que nadie se esté metiendo con los judios en general, por ser judios, otra cosa es que resulte sangrante que el 80% de la población israelí apoye la invasión de Gaza y ese horror que todos estamos viendo. Sangrante y decepcionante, y que eso se critique. Eso: que apoyen el genocidio palestino y no que sean judios.

A mí, personalmente, me interesa que ese matiz quede bien claro.

Un saludo a todos,

Blanca dijo...

No aquí, ni mucho menos de ti, querida Ángeles. Quizás no debería verter mi amargura donde las cosas están tan claras, pero aquí se me escucha, puedo hablar, para estar de acuerdo o para discrepar en matices... éso, en matices y no en el fondo de la cuestión, que a cualquier persona con un ápice de integridad y bonhomía le tiene que doler. Y no solo éso, el alma de cualquier persona decente estará siempre con el más débil, con el perdedor, porque todos somos en gran medida perdedores, aunque algunos no se hayan enterado todavía.

El tema pasa porque he llegado a leer en lugares de toda mi confianza, que qué hacen WASP en un lugar donde son todos morenos... ¿acaso alguien en su sano juicio puede decir éso?

La mayoría de la población israelí es morena, rizosa y con fenotipo de la zona. Allí vivían pacíficamente junto a los palestinos antes de la creación del Estado de Israel. Los judíos tienen muchas características porque descienden de diferentes ramas, y no es lo mismo un askenasi, rubio y de ojos azules, que un sabra o un sefardita, exactamente igual físicamente que cualquier palestino y que nadie reconocería por su físico de cualquier habitante de la zona.

Y no todos los rubios de ojos azules son hijosdeputa, porque yo tengo uno a mi vera que llora cuando ve la televisión estos días y porque conozco a otros que no están a mi vera y también lloran.

Entre los miles de comentarios hay muchísimos acertados, con los cuales estoy totalmente de acuerdo, y otros, como el que te expresé anteriormente, me parecen una gilipollez, y también los hay a miles porque denotan desconocimiento de algo muy básico y es que para ser un genocida indecente no es necesario haber vivido un holocausto ni ser rubio de ojos azules. Sin haberlo vivido hay multitud de genocidas a los que nadie les recuerda su historia, ni relacionan hechos pasados, innegables, con horrores presentes que cometen de manera gratuita y abusadora. Tu has ilustrado hoy mismo en tu blog una viñeta de El Roto, tan genial como siempre, dando la explicación cabal de toda la historia, en la que todos son, de alguna manera, víctimas y verdugos en algún momento del devenir histórico. Todo lo que en Hispanoamérica piensan de los españoles es justo y no tiene nada de bonito, fuimos unos de los pueblos genocidas por excelencia porque teníamos (tenían) la fuerza y el poder, exactamente igual que ahora lo tienen en la zona y a mi me parecía fatal que me echaran en cara ahora los excesos que cometieron mis antepasados...

Y como este mismo ejemplo, te puedo poner decenas y a mi me conmueve porque es a las personas a las que hay que reprochar, y las personas que gobiernan Israel y muchos de sus habitantes que los apoyan, son éso: personas que abusan de su poderío y gente sin alma, independientemente del color de su pelo o de sus ojos o de su historia... ¿qué podrían decir de los libaneses entonces? si allí son la mayoría blancos, de ojos azules y musulmanes, por dios. Son los millones de palabras escritas desde la rabia lo que nos está impeliendo a escribir muchas verdades, pero también muchas sandeces.

Ni es tu caso, ni es el de Antonio, ni el de muchas personas a las cuales he leído, pero tu también habrás leído, igual que yo, las mismas sandeces sin tener demasiada idea ni de la historia ni de su curso. ¿A que nadie sabe que en Buenos Aires volaron dos edificios hace pocos años, con centenares de muertos por el solo hecho de que eran judíos? ¿Y qué culpa tienen los que viven allí pacíficamente sin meterse con nadie?

Yo deploro más que nadie la carnicería de Gaza, porque me toca, aunque sea tangencialmente, ver como llora un judío que está en contra de lo que ese maldito estado guerrero está haciendo.

Pero lo dije hace unos días y ahora lo repito: nadie es inocente, nadie Ángeles. Y mientras nosotros, los que estamos en medio, nos morimos, nos peleamos y no somos capaces de entendernos... ¿cómo se van a entender los que viven en el ojo del huracán?

La culpa de todo la tiene la comunidad internacional que no ha hecho absolutamente nada por solucionar el conflicto desde su mismo nacimiento, ni hace nada por parar los centenares de genocidios diarios en cualquier parte del planeta... y el que a nadie, salvo nuestras excepciones, le importa el pueblo palestino, ni el druso, si el congoleño, ni... solo son una ficha en el damero geopolítico de los cojones y, lamentablemente, la menos importante.

Un beso para ti, porque contigo puedo hablar aunque seguro que no me sé explicar demasiado bien, porque pocos entienden lo que quiero expresar.

Y otro gordo para Antoñito, que está aguantando el debate en su casa, siempre tan acogedora y tan entrañable.

UN LUGAR DONDE RESISTIR dijo...

Madre mia el debate que se ha montado en tu blog.
Es verdad que no podemos generalizar sobre todos los judios, pero es justo que digamos las cosas como son, igual que los españoles tuvimos nuestra parte de culpa cuando Aznar nos metió en la Guerra de Iraq (los que votaron a semejante petardo, porque lo votaron y muchos de los de izquierdas por quedarse en casa hasta que fue demasiado tarde), los judios tienen parte de responsabilidad por elegir al gobierno que tienen, igual que los estadounidenses con Bush.
Siempre se pueden hacer las cosas de forma distinta desde la política pero no debemos olvidar que tanto en Madrid como en Jerusalem los ciudadanos esperamos a que sea demasiado tarde para pedir a nuestros gobernantes que se comporten.
Es mi opinión, no se qué os parecerá, saludos a todos.

Los pasos que no doy dijo...

Yo no tengo nada en contra de los rubios, ni de los morenos, ni de los chinos, ni de los ojos de nadie. Si acaso, del bigote y de la melenita de Aznar.

No obstante, sí me asombra, ya que lo mencionas, que la clase dirigente de Israel sea tan blanca, cuando tú misma dices que la mayoría de los israelitas son un claro exponente genético de la zona. Igual ese comentario al que aludes, (yo misma me he preguntado eso estos días) no quería ir en contra de los rubios (tú misma entenderás que eso es un absurdo) sino de lo extraño, y racista que es, que sólo unos determinados rasgos "blancos" gobiernen Israel. Y de la misma manera que todos hemos considerado que el hecho de que un negro llegue a la presidencia de los EE.UU. es un hito,(y no quiere decir que se sea racista con los blancos) a mí me gustaría ver a algún miembro de esa mayoría rizosa y morena de la que tú hablas en el gobierno de Israel. A lo mejor esa sería la primera piedra en el camino hacia la paz en esa zona del mundo.

Porque lo mismo lo que pasa es que aquellos que están acusando a los demás de racistas son ellos mismos los racistas escudándose, cobardes, en argumentos que no comparten y que sólo utilizan en interés de sus propios fines.

Blanca, basta ya de acusaciones de racismo, basta ya, por favor, porque duelen. En estos días no sólo lloran los judios al ver lo que su país está haciendo, también lloramos todos aquellos que, sin raza clara, estamos en contra de los fundamentalismos, de los integrismos, de los dioses interesados, y de la prepotencia de aquellos que se creen superiores para masacrar a un pueblo porque tienen armas y el apoyo de los más fuertes.

Y dinero, mucho dinero y mucho lobby.

Sabes que te aprecio, blanca, pero basta ya de acusaciones de racismo cuando de lo que se está hablando es de un genocidio perpetrado por un gobierno racista todo él.

Gracias, Antonio, por prestar este rinconcito para este debate aclaratorio. También mis disculpas si en algún momento mis palabras han podido molestarte a tí, o a alguno de tus invitados.

Estoy de acuerdo con Un lugar donde resistir: los ciudadanos somos responsables de nuestros gobiernos, para lo bueno y para lo malo.

Gracchus Babeuf dijo...

Bonito debate, Antonio. Felicidades a todas/os.

Antonio Parra dijo...

Joder que debate más interesante. Espero que no sea el último. A mi, personalmente, me ha entusiasmado y más viniendo de dos amigas a las que admiro, quiero y aprecio. Hasta el señor Gracchus ha venido a saludarnos y a felicitarnos.
Sabeis que estais en casa y entre amigos, demos rienda suelta a nuestro pensamiento.
Gracias.

Anónimo dijo...

Asesinos.

César S.L.

Silvia dijo...

y yo, en estos momentos escribiendo desde Israel, lo maldigo contigo

Antonio Parra dijo...

jo Silvia ¿y qué haces tú en ese lugar?.
Pásalo bien y no te acerques a la frontera.........

Anónimo dijo...

"Hijo de hombre, cuando la casa de Israel habitaba en su propia tierra, ellos mismos la contaminaron con su conducta y con sus obras; como la impureza de una mujer en su menstruacion fue su conducta delante de mi. Por tanto derramé mi furor sobre ellos por la sangre que habian derramado sobre la tierra y por haberla contaminado con sus ídolos. Los esparcí entre las naciones y fueron dispersados por las tierras. Conforme a sus caminos y a sus obras los juzgue. Cuando llegaron a las naciones a donde fueron, profanaron mi santo nombre, porque de ellos se decia: Estos son el pueblo del Señor, y han salido de su tierra. Pero yo he tenido compasión de mi santo nombre, que la casa de Israel había profanado entre las naciones a donde fueron. Por tanto dí a la casa de Israel: Así dice el Señor Dios: No es por vosotros, casa de Israel, que voy a actuar, sino por mi santo nombre, que habeis profanado entre las naciones a donde fuisteis. Vindicaré la santidad de mi gran nombre profanado entre las naciones, el cual vosotros habeis profanado en medio de ellas. Entonces las naciones sabrán que yo soy el Señor -declara el Señor Dios- cuando demuestre mi santidad entre vosotros a las vista de ellas. Porque os tomaré de las naciones, os recogeré de todas las tierras y os llevaré a vuestra propia tierra. Entonces os rociaré con agua limpia y quedaréis limpios, de todas vuestras inmundicias y de todos vuestros ídolos os limpiaré. Además os daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de vosotros; quitaré de vuestra carne el corazón de piedra y os daré un corazón de carne. Pondré dentro de vosotros mi espíritu y haré y haré que andeís en mis estatutos, y que cumpláis cuidadosamente mis ordenanzas. Habitaréis en la tierra que di a vuestros padres; y seréis mi pueblo y yo seré vuestro Dios. Os libraré de todas vuestras inmundicias; llamaré al trigo y lo multiplicaré y no traeré hambre sobre vosotros. Y multiplicaré el fruto de los árboles y el producto del campo; para que no recibais mas el oprobio del hambre entre las naciones. Entonces os acordaréis de vuestros malos caminos y de vuestras obras que no eran buenas, y os aborreceréis a vosotros mismos por vuestras iniquidades y por vuestras abominaciones. No hago esto por vosotros- declara el Señor Dios- sabedlo bien. Avergonzaos y abochornaos de vuestra conducta, casa de Israel. Asi dice el Señor Dios: En el día que yo os limpie de todas vuestras iniquidades, haré que las ciudades sean habitadas y las ruinas edificadas. La tierra desolada será cultivada en vez de ser desolación a la vista de todo el que pasa. Y diran: Esta tierra desolada se ha hecho como el huerto del Edén; y las ciudades desiertas, desoladas y arruinadas están fortificadas y habitadas. Y las naciones que quedan a vuestro alrededor sabrán que yo, el Señor, he reedificado los lugares en ruinas y plantado lo que estaba desolado; yo, el Señor, he hablado y lo haré. Así dice el Señor Dios: Aún permitiré a la casa de Israel que me pida hacer esto por ellos. Multiplicar sus hombres como un rebaño. Como el rebaño para los sacrificios, como el rebaño en Jerusalén en sus fiestas señaladas, así se llenarán las ciudades desiertas de rebaños de hombres. Entonces sabrán que yo soy el Señor.