viernes, 3 de julio de 2009

LOS "VALORES" DEL PP Y LA HIPOCRESIA


Siempre digo que el idioma es como un espejo que refleja la vida misma; contiene las mismas grandezas y las mismas miserias que se encuentran en el mundo y en el ser humano. Porque el lenguaje es la verbalización del pensamiento, y, como el pensamiento, puede ser límpido y puro, o puede ser manipulador y mezquino. Existen mensajes que formalmente tienen apariencia de argumentaciones coherentes, pero que en realidad esconden razonamientos falsos. Son las denominadas falacias lingüísticas; una de ellas es la “falsa generalización”, que consiste en generalizar un hecho o una idea que no es realmente general.
Un ejemplo muy claro de esta artimaña lingüística y conceptual se aprecia cuando los del PP aluden, de manera redundante y machacona, a “los valores”, como si los que no votamos a Rajoy estuviéramos inmersos en la más funesta inmoralidad. Se trata de una falsa generalización porque consideran universales unos principios que, afortunadamente, no lo son. Hablan de “los” valores, cuando deberían hacerlo de “sus” valores. Consideran, y pretenden hacer creer a todos, que esos “sus valores” son los únicos que deben regir el “modus vivendi” de toda la sociedad. Y esos valores son, en esencia, los postulados añejos y católicos que se sustentan en una visión de la vida rígida, intolerante, dogmática, hipócrita, clasista y anuladora de las libertades personales y sociales. Su famosa y arcaica defensa de la llamada “familia tradicional”, quizás tenga por interés constreñir la libertad afectiva de los ciudadanos; quizás pretenda encadenar los afectos a un único modelo de vida ajustado a los intereses de los que extraen su poder del sometimiento y la explotación de los demás. Lo que llaman “defensa de la vida” quizás sea sólo otro modo de denominar (mediante otra falacia lingüística e ideológica) la anulación de las libertades ajenas; porque si de verdad fuera defensa de la vida, ni apoyarían guerras genocidas, ni apoyarían campañas contra métodos de anticoncepción que llevan a la muerte a millones de seres, ni permitirían la explotación de niños, ni la criminalización de inmigrantes, ni la desprotección de los desamparados.... Si los “valores” de los que habla Rajoy fueran realmente valores humanos universales, no apoyaría, en aparente y descarada complicidad, a Camps, Costa o Fabra, implicados en casos graves de corrupción. Si esos mismos “valores” de los que Aznar ha hecho gala en tantas manifestaciones, fueran realmente valores, no sentiría, como reconoce, admiración por Berlusconi, un presunto capo que llegó a la política para librarse de la justicia como empresario corrupto, y presuntamente implicado en aberrantes casos de abusos de poder y de corrupción de menores. Quizás sea que esos “valores”, no sean tales; y quizás sea que los que tanto hablan de valores, carezcan realmente de ellos. Porque, a día de hoy, los verdaderos valores que son universales y que respaldan una concepción ética y fraternal de los individuos y de los pueblos son los que, heredados de la Ilustración, están contenidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. El resto, quizás sea solo falacias, e hipocresía que enmascare el deseo de continuidad de viejos idearios castradores, totalitarios y liberticidas. Quizás les convendría, a los del PP, dar un somero repaso a los artículos contenidos en la mencionada Carta Magna, y hacer un buen “examen de conciencia”, porque esos “valores” que tanto defienden nada tienen que ver con la ética humanista y universal que contempla el derecho al librepensamiento, la tolerancia, la razón, la fraternidad entre todos los seres humanos, el respeto a la pluralidad y el ejercicio responsable de la libertad individual. Es decir, esos valores que sí nos pertenecen a todos, y que son el eje que vertebra cualquier sociedad que pretenda vivir en paz y de manera realmente democrática. Coral Bravo es Doctora en Filología y miembro de Europa Laica -->
Un ejemplo muy claro de esta artimaña lingüística y conceptual se aprecia cuando los del PP aluden, de manera redundante y machacona, a “los valores”, como si los que no votamos a Rajoy estuviéramos inmersos en la más funesta inmoralidad. Se trata de una falsa generalización porque consideran universales unos principios que, afortunadamente, no lo son. Hablan de “los” valores, cuando deberían hacerlo de “sus” valores. Consideran, y pretenden hacer creer a todos, que esos “sus valores” son los únicos que deben regir el “modus vivendi” de toda la sociedad. Y esos valores son, en esencia, los postulados añejos y católicos que se sustentan en una visión de la vida rígida, intolerante, dogmática, hipócrita, clasista y anuladora de las libertades personales y sociales. Su famosa y arcaica defensa de la llamada “familia tradicional”, quizás tenga por interés constreñir la libertad afectiva de los ciudadanos; quizás pretenda encadenar los afectos a un único modelo de vida ajustado a los intereses de los que extraen su poder del sometimiento y la explotación de los demás. Lo que llaman “defensa de la vida” quizás sea sólo otro modo de denominar (mediante otra falacia lingüística e ideológica) la anulación de las libertades ajenas; porque si de verdad fuera defensa de la vida, ni apoyarían guerras genocidas, ni apoyarían campañas contra métodos de anticoncepción que llevan a la muerte a millones de seres, ni permitirían la explotación de niños, ni la criminalización de inmigrantes, ni la desprotección de los desamparados.... Si los “valores” de los que habla Rajoy fueran realmente valores humanos universales, no apoyaría, en aparente y descarada complicidad, a Camps, Costa o Fabra, implicados en casos graves de corrupción. Si esos mismos “valores” de los que Aznar ha hecho gala en tantas manifestaciones, fueran realmente valores, no sentiría, como reconoce, admiración por Berlusconi, un presunto capo que llegó a la política para librarse de la justicia como empresario corrupto, y presuntamente implicado en aberrantes casos de abusos de poder y de corrupción de menores. Quizás sea que esos “valores”, no sean tales; y quizás sea que los que tanto hablan de valores, carezcan realmente de ellos. Porque, a día de hoy, los verdaderos valores que son universales y que respaldan una concepción ética y fraternal de los individuos y de los pueblos son los que, heredados de la Ilustración, están contenidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. El resto, quizás sea solo falacias, e hipocresía que enmascare el deseo de continuidad de viejos idearios castradores, totalitarios y liberticidas. Quizás les convendría, a los del PP, dar un somero repaso a los artículos contenidos en la mencionada Carta Magna, y hacer un buen “examen de conciencia”, porque esos “valores” que tanto defienden nada tienen que ver con la ética humanista y universal que contempla el derecho al librepensamiento, la tolerancia, la razón, la fraternidad entre todos los seres humanos, el respeto a la pluralidad y el ejercicio responsable de la libertad individual. Es decir, esos valores que sí nos pertenecen a todos, y que son el eje que vertebra cualquier sociedad que pretenda vivir en paz y de manera realmente democrática.
c.b

7 comentarios:

Concepcion Mendez Casco dijo...

Me ha gustado tu exposición "doble" de los valores "peperos".
Se atreven a insultarnos con su "defensa de la vida";los que nos casamos,tenemos nuestros hij@s,tratamos de educar en el respeto a toda forma de pensar y actuar,no somos familia.
¿Qué familia? ¿La que dice la Iglesia?.
La que la mujer obedecerá por siempre "a su Señor",hasta que la muerte los separe,violencia machista,la que dice hay que tener los hijos que mande "el Señor",para que se mueran de hambre y de enfermedades(Africa).
Me dan ganas de llorar,yo que doy libertad para que mis hij@s decidan si dan o no religión en la Escuela para que tengan sus propias opiniones,tengo que escuchar cómo se me llama "asesina" por estar a favor de que las mujeres decidan,porque es un Derecho.
Tienes razón,los únicos valores son los que son; los que nos hacen libres,los que respetan a todas las personas sin ningún tipo de discriminación, los de "ellos" sólo son "sus valores".
Saludos.

GINEBRA dijo...

A mí me hace mucha gracia oír hablar de valores al PP, la verdad... yo creo que algunos como Esperanzita no los tienen y por tanto no convencen cuando utilizan esa palabra que les queda hueca y vacía...
Siempre es un placer leerte y saber de tí....
Coordenadas geográficas a babor: que me voy el viernes ya... que si vas a estar por allí que nos llamamos y pasamos un día juntos (pero no revueltos, jajajajajaj) que me toca invitarte a comer y que me haría muchaaaaa ilu que nos viésemos, Besos

Malo Malísimo dijo...

Un buen argumentario, queda un tanto extraño por la redundancia pero no importa, mejor dos que una.
Tu lo dices, o conmigo o contra mi, vamos es el "tu estás equivocado y yo tengo razón" o el "yo no estoy equivocado y tu no tienes razón" Su gran error es no reconcer que tal vez pudiesen estar equivocados.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Antonio Parra dijo...

El comentario borrado deal "anónimo se siempre ha sido borrado por los insultos permanentes que profiere este analfabeto funcional.

Los pasos que no doy dijo...

A mí es que me da mucho miedo la gente a la que se le llena la boca de la palabra Valores, así con mayúsculas..., son los intolerantes, los que no respetan los valores de los demás, los que aplican la ley del embudo, exactamente lo que le pasa al PP.

Ahora con lo de Camps resulta intolerable esa hipocresía: ya aceptan que hubo regalos, que Camps ha mentido al juez, a los ciudadanos y al parlamento valenciano, ahora lo que pretenden es que se despenalice el "regalo" o sea el soborno, para decirlo más claro, total como da lo mismo una lata de anchoas que un presidente le regala a otro que un huevo de trajes que te regala una trama mafiosa con conexiones en el exterior... total, regalos son, no?

En fin, Antonio, que me enciendo...

Un besito,

agustinromerobarroso@gmail.com dijo...

Me encanta debatir ideas, pensamientos... ¿Pero tú crees que eso se da entre la caterva del pp y del psoe? Rotundamente NO. Es más, se demuestra, matemáticamente, que usan a ETA para ganar elecciones, copar fama entre el personal manejado desde los medios subvencionados de presunta información que son de propaganda y publicidad continua, de campaña continua electorera... Mira, ETA es el comodín que usan sin empacho para criminalizar a todo lo que no son ellos, pp y psoe, cosa inventada por Aznar en 2000, en el llamado Pacto Antiterrorista, que sólo firmaron pp y psoe, que a otros no los dejaron, ¡por supesto! Es la misma doctrina de Bush con el uso del cuento del terrorismo para invadir Irak y apaoderarse no sólo de sus recursos petrolíferos, sino de los más estratégicos como es el agua potable del Tigris y Eúfrates para la zona del Medio Oriente, y servirlo a los fascistas de los emiratos árabes y toda la patulea de gente afecta a los USA... Lo mismo que la intervención en Afganistán es por el control del opio, la heroína, mundial, que no por el terrorismo y otros cuentos... Alquaeda es un comodín en manos de esa estrategia de justificación de acciones que encubren intereses crematísticos, mon ami. Pasa que como to dios leéis y os creéis lo que dice los borriqueros medios españoles, sobre todo sus ineptos analistas, pues no dais una. Y la analítica política es ciencia, como la biología, y precisa estudio, razonamiento, ideas, inteligencia... Y de eso hay una suprema crisis hace muchos años por estos lares aborregados y con lazitos en la polla...

Espero no haber conturbado a nadie con denuestos y los llamados insultos, cuando son meras definiciones de personas, sucesos y cosas...