viernes, 2 de mayo de 2008

2 DE MAYO: LA CELEBRACIÓN?


Sin ningún rubor, Esperanza Aguirre ha manifestado: “La única respuesta capaz de explicar aquella rebelión popular es aceptar que los españoles de 1808 tenían plena conciencia de que España era una realidad histórica… de la que se sentían dueños”.

Esto es una solemne tontería. Y no empleo una expresión manida, es que eso es una tontería que se suele afirmar de manera solemne… ¿pero qué “conciencia de nación” ni qué monsergas? La única conciencia de aquella pobre gente era aliviarse del frío en invierno y del hambre durante todo el año. Por cierto ningún señorón o señorona de abolengo (los que se llenan la boca de “nación” y “patria”) fue fusilado los siguientes días.

Aunque no resulta extraño que algunos defiendan el 2 de mayo. Si España se hubiera afrancesado, habría sido una nación laica, culta, desarrollada e ilustrada y quienes insultan a pobres mujeres víctimas del terrorismo lo más que conseguirían es una plaza de reponedores en Alcampo.

Resulta, por otra parte, patético que un pueblo se subleve para traer al abominable Fernando VII (el “rey de las tres efes”: felón, fofo y feo) pero que permanezca impasible frente a la invasión de Los cien mil hijos de San Luis que restablecía la tiranía.
Seamos sinceros, el 2 de mayo no debe ser una fecha para celebrar sino para llorar. Imaginar lo que pudo ser un siglo XIX español bajo la Ilustración y el progreso y contemplar, por el contrario, cómo discurrió nuestra historia es para inyectarse Prozac en vena…

… José Bonaparte intentó desterrar el hambre de las tripas de los españoles y la superstición de sus mentes. A cambio, se le motejaba como “rey pepino” o “Pepe botella”; era abstemio y se le injuriaba de borracho; construyó espacios abiertos para disfrute de los madrileños y le insultaban como “el rey plazuelas”… y mal que le pese a la caverna, la primera Carta Magna en España que consagra “las libertades del pueblo” es el Estatuto de Bayona, obra del francés.

Así, no entiendo qué se celebra con la casposa sublevación del 2 de mayo salvo el retorno de la Inquisición restaurada por el rey felón, las guerras carlistas, el “vuelva usted mañana”, la educación religiosa retorciendo espíritus y castrando cerebros, los cuartelazos, las guerras absurdas en África donde blanquearon al sol los esqueletos de infelices que no podían pagar la exención a filas… “celebramos” también las hambrunas en el campo andaluz donde se sacaba un santo de escayola pidiendo lluvia en vez de aplicar los planes agrícolas franceses… “conmemoramos” también el analfabetismo del 70% de los hombres y
de casi todas las mujeres, el ridículo contra la armada norteamericana en Cuba y Cavite, los consejos de la demente Sor Patrocinio a reyes y gobernantes, la presión de la iglesia hasta asfixiar cualquier soplo de modernidad en la enseñanza y en la vida pública, tarados haciendo el ganso en Montejurra, el amañado “gobierno por turnos”…

… Todo eso y más acarreó la expulsión de los franceses. Muy distinta hubiera sido una España laica y avanzada, preocupada por la ciencia, la industria y la economía y guiada por la razón. Contra todo eso, inconscientemente, se sublevaron muchos españoles el 2 de mayo de 1808.

Por ello poco hay que celebrar.



G, Vidal

13 comentarios:

Los pasos que no doy dijo...

mmmmm, preciosa, Antonio, preciosa¡

Cuánta razón tienes. Ayer lo que celebraron en Madrid fue el triunfo de la reacción frente al libre pensamiento. No me extraña que el heredero borbón del peor rey de la historia de España estuviera ayer en Móstoles (tendría que ir de rodilla y besando el suelo que pisa, como dice el bloguero lagarto) y la condesa de Murillo, ahora liberal, se juntaran para hacerse la fiesta. Al fin y al cabo, son los triunfadores del Vivan las cadenas¡

Faltó Rouco en Móstoles, pero se ve que ahí ya les dió vergüenza.

Anónimo dijo...

Je je... ¿A que nos llaman afrancesados?
César SL.

Ginebra dijo...

Hola Antonio. Tu post me ha parecido excelente, la verdad. Es cierto que Fernando VII representaba la superstición y el absolutismo, frente al Liberalismo, aunque opino que los franceses no tenían ningún derecho a anexionar nuestra patria. Los liberales pudieron terminar con el absolutismo a la muerte de tan nefasto rey, enfrentándose a los carlistas.
Tu punto de vista me ha parecido muy interesante, aunque difiera en algunos aspectos esenciales de tu opinión.
Un gusto leerte.

Antonio Parra dijo...

Ángeles, sentí vegüenza ajena de la conmemoración del Bicentenario de la "¿Guerra de la Independencia?" y de las memeces de Espe y Joan Carlos I.

Cesar, y nos llamarán afrancesados y lo recibiremos con orgullo si eso significaba laicidad, justicia social y libertad.

Por ello Ginebra, discrepo contigo en lo de la Inavasión y anexión de nuestra patria. Perom más hubise valido si con ello hubiesemos superado 2 siglos de absolutismo y fascismo.

Fernando dijo...

Hay en Estella, a los pies de Montejurra, un restaurante de una pieza. Astarriaga. Sirve unas alcachofas, unos espárragos y unos pimientos de quitarse la boina. Aunque sea roja. La boina, claro. Un saludo.

Anónimo dijo...

Y toda la vida nuestras maestras de la sección femenina, poniéndonos a parir a los franceses... ¡Qué país!

Ginebra dijo...

Antonio, la canción me parece preciosa, aunque no controlo tanto el francés como para enterarme de la letra al completo.
Tienes la traducción ??? (ya que es para mí, como dices, ten el detalle, anda!!!!!!)
Besos.

Anónimo dijo...

los socialistas sois muy partidarios de esos dictadores como Napoleón, que apoyándose en la libertad, coartan la libertad de los pueblos. Dices que si los ilustrados hubiesen llegado a España, ésta sería otra. En ese momento la Ilustración no era ni un reflejo de lo que fue en su inicio, era ya Despotismo Ilustrado, terror para el que no pensaba como el que mandaba, con gotas de Democracia eso si ("Todo para el pueblo pero si el pueblo")

Te olvidas de una cosa: esos españoles que lucharon contra Napoleón, iniciaron el camino de la Libertad en nuestro país, además de que inauguraron el espíritu constitucional que incluso hoy nos acoge.

pero..., cada uno cuenta la feria como le va en ella!!

Antonio Parra dijo...

Anónimo, que pena me das!!!!
Ginebra: La traducuón es lo de menos, es una preciosas balada con un desgarro emocional fuerte:
Te será facil traducir


Oh marie si tu savais ;
tout le mal que l'on me fait.
Oh marie si je pouvais ;
dans tes bras nus me reposer.

Evanouit mon innocence ;
tu étais pour moi ma dernière chance.
Peu à peu tu disparais ;
malgré mes efforts désespérés.
Et rien ne sera jamais plus pareil ;
j'ai vu plus d'horreurs que de merveilles.
Les hommes sont devenus fous halier ;
je donnerai tout pour oublier.
Oh oh oh oh

Et je cours toute la journée,
sans savoir où je vais.
Dans le bruit, dans la fumée;
je vois des ombres s'entrent tuer.

Demain ce sera le grand jour;
il faudra faire preuve de bravour..
Monter au front en première ligne;
oh marie, je t'en prie fais-moi un signe.
Oh oh oh oh

Allonger dans l'herbe, je m'éveille;
j'ai vu la mort dans son plus simple appareil.
Elle m'a promis des vacances;
puis la mort m'a promis sa dernière dance.,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,

Ginebra dijo...

Preciosa letra, si señor. Algunas frases se me escapan, pero entendí el sentido general de la canción. Gracias por tu esfuerzo e interés. Besos

Jake dijo...

Interesante comentario sobre el 2 de Mayo; aunque, sospecho, que está ideologizado también: no me importa pues comparto la misma postura que tú. Es dificil desasirse de la caspa carpetovetónica en este país: Una España que nos quieren colocar cavernosa, como tu subrayas. Siendo cierto, como dices, que en esa fecha se puede traer a colación la secular secuencia histórica de las dos Españas, la luminosa y reformista frente a la contrareformista y rancia, no es menos cierto que Napoleón dispuso atravesar con sus ejércitos la península ibérica y que éstos, a su vez, se avituallaban en las localidades hispanas haciendo acopio de viandas y fonda. Que el pueblo se levantó contra un monarca que no hablaba cristiano –como los borricos solían decir- es cierto, que los de siempre aprovecharon para defender y conservar sus feudos, también, pero el pueblo se levantó por localidades contra los soldados franceses que entraban en sus casas para arrebatarles sus gallinas también es cierto; por ello, no comparto del todo lo que dices, aunque, por supuesto, el tambor batiente de la señora Aguirre me parece tan deplorable como a ti.

Antonio Parra dijo...

Ginebra no supuso ningún esfuerzo.
Jaque, maravilloso comentario. Buena puntualización.

Anónimo dijo...

Me quedo perplejo.

¿La invasión e imposición por las armas del ideario liberal?

¿Las bayonetas sustituyendo a la pluma?

Si señor, toda una lección de fraternidad.

Mientras se justifiquen las cosas así, que poca diferencia veo respecto a las invasiones de hoy en día, solo difieren en quien las ejecute y de que color político sea el invasor.