martes, 20 de mayo de 2008

LOS DESHEREDADOS

El pasado jueves paseaba por la Playa, intentaba ver África, como siempre, paseaba y pescaba por las playas del Palmar, me dirigí al faro del cabo de Trafalgar, desde allí África está más cerca, habia nubes no se apreciaban las primeras colinas del continente al sur del sur. Miré a la izquierda, hacia Caños de Meca, rugía el mar, viento de poniente, fresco. No podía creer. Salvamento Marítimo, 2 cayucos y 60 vidas humanas peleando por sobrevivir. Son mujeres y hombres del otro sur, el más allá del sur, con el desagarro seco impreso en sus rostros. Miran como desheredados, parias de la tierra, ojos inyectados en sangre y cansancio.
Son pobres con cara de pobre (los pobres no tienen color) y distantes aires de mudo. El proletariado ya no es industrial, es vagabundo.
A pocos kilómetros de aquí el hambre mata. ¿fue Dios quien creó al hombre? o ¿Fuimos los hombres quienes creamos a Dios?.
Siempre habrá un Berlusconi que piense lo peor!

7 comentarios:

rue madeleine dijo...

Qué razón tienes, amigo mío, ese es el proletariado actual y no podemos cerrar los ojos y no verlos, porque ellos son los desheredados de la tierra.

Y quienes se lo hemos quitado somos los países ricos...

Un besito dulce, que me has enternecido, joer...

Antonio Parra dijo...

joder Ángeles, lo duro es verlo, tan cerca y no poder hacer nada. La impotencia me mata, igual que a ellos el hambre.
Un beso

Ginebra dijo...

¡Hola corazón!!!!
Que entre unas cosas y otras no había podido venir a verte....
Es muy triste lo que describes y una verdad aplastante.... Vienen a la desesperada, sin nada, sólo con sus ilusiones y con su drama personal a las espaldas... y ¿cómo acaban????? Es terrible.
Besos, Antonio

Ginebra dijo...

Otra vez aquí!!!! Se me colgaba el vídeo y por fin pude visualizarlo!!!! Es fantástico. Un Dios más humano que venga a la tierra , es exactamente lo que necesitamos y que los hombres seamos más humanos, y que hagamos de este mundo, cada día, un poco de cielo, porque ahora es el INFIERNO.
Conformarnos con lo que tenemos es el primer paso y luego intentar que los que tienen menos tengan más: repetarlos, tratarlos con cariño, ayudarlos (se puede apadrinar), se puede contratar inmigrantes para negocios o tareas domésticas y hacerles sentirse bien, pagarles un salario digno y no explotarles... tratarles como igual y oir lo que tienen que decirte, aprender mutuamente y sonreír con ellos...¡se pueden hacer tantas cosas!!!!

Antonio Parra dijo...

Gracias Ginebra por tu Bi-visita.
Es duro. Muy duro. ¿podemos poner nuestra empatía en funcionamiento cuando vemos/vivimos esto?.

Por lo pronto Berlusconi los considera delincuentes. Ironías del Destino. Del puto destino.

Riska dijo...

De Clandestino a Delincuentes, suena a música, pero no lo es. Berlusconi es el director de esta orquesta que en vez de tocar violines, mata el hambre a cañonazos. Fascista cabrón.

Blanca dijo...

Cada vez más fascistas todos. Es descorazonador.

Un beso, amigo.