viernes, 25 de diciembre de 2009

FELIZ NAVIPOCRESIA



Muchas veces me planteo qué celebramos en estas fechas. Y también porqué hay tantas felicitaciones y deseos. Y obsesión por el chupinazo de la Navidad que es la Lotería cantada de aquella manera. Todo el mundo (rico) esperando que canten el número que está en SU poder. Y comilonas por todo lo alto, con crisis y sin ella,. Y compras y más compras. Y sms y mas sms. Y todo el mundo es bueno y todo es alegría felicidad y reencuentro. Un Mundo Feliz que dura una semana. Porque después de esta fiesta de parabienes vuelve la maldad, se destapa la hipocresía, y las comilonas se convierten en comidas sin velas ni Belenes. Y nunca reparamos en lo más importante de todo, nunca nos acordamos de la solidaridad ni de la justicia social ni que no muy lejos mueren de hambre millones de niños y menos niños.
Si los que vivimos en este mundo, los privilegiados, nos parasemos a pensar, por una vez, que con el gasto que realizamos en Navidad lo dedicasemos al otro mundo, el de los desheredados, podríamos cambiar muchas cosas aunque fuese para que, al menos, pudiesen vivir, solo vivir tantos millones de seres humanos, si llegásemos a entender esto, si nos despojásemos de tanta hipocresía y si fuésemos solidarios de verdad, poco a poco se instauraría cierta justicia social, la que no existe mas allá de nuestros caprichos.
Empezando por mí, dejemos la hipocresía en el armario y dejemos las felicitaciones y deseos para todos los días del año y de la vida. Porque más allá de esto que llamamos Navidad os aseguro que hay vida y mala vida y muerte, mucha muerte.
Mi deseo hoy, mañana y ayer es y ha sido que los cooperantes que siguen secuestrados por la sinrazón sean devueltos a casa esta misma noche. A Isabel, desde aquí, le doy un beso de esperanza y a sus hijos, porque estoy convencido que Roque y sus compañeros más temprano que tarde estarán libres.

8 comentarios:

aus dijo...

En estas fechas se celebra el haber sido elegidos, el considerarnos privilegiados, el orgullo de nuestra opulencia.

Espero que se resuelva pronto lo de tus amigos.

Salud.

GINEBRA dijo...

Tienes razón,toda la razón. Lo que ocurre, Antonio, es que hay gente que cree o que le gusta la Navidad y bueno, a mí que no me gusta y que veo más hipocresía que de costumbre, pues te callas para no dar el coñazo a los otros.
Me pone triste esta fiesta y me da rabia el consumo, el gasto y los excesos que la rodean. Me jode la falsa hipocresía, pero es así..
Besos

GINEBRA dijo...

Los cooperantes secuestrados siguen estando en mi memoria cada día. Igual que la represión de los disidentes saharauis en Marruecos o el encarcelamiento domiciliario de Haidar. Nada de éso se olvida
Yo espero de corazón que pronto les tengamos aquí a estas tres bellísimas personas. Otro beso

Conce Méndez dijo...

Antonio, yo te deseo felicidad siempre, el dia de nochebuena y el dia de tu cumpleaños, y el dia de Extremadura, y ... siempre.

Desearia como tú, que con la mitad de lo que se gasta en navidad ayudaramos a quienes tienen dificultades.

Tu blog dice "Enemigo de lo Ajeno", en este caso deberia ser "amigo del dolor ajeno", sentirlo y compartirlo.

Saludos.

Anónimo dijo...

A mí me parece absurdo seguir remachando sobre más de lo mismo. Te equivocaste al decir que es del tipo de artículos que a mí me gusta. Me gustan los artículos que realmente dicen algo nuevo, algo profundo, algo que me enseñe; y créeme que lo siento, pero no es el caso.
A Ginebra le diría que cuidase su ortografía y que la "falsa hipocresía" no es sino "la verdad", pues la hipocresía es falsedad en sí misma. De pronto tengo la misma sensación que cuando leo el cuaderno de Guillermo, parece que tus adeptos te dan la razón así, sin más.
Se que eliminarás el comentario, de todas formas es simplemente lo que pienso. No pretendo molestarte.

Antonio Parra dijo...

Aus; Gin, Conce..!que el resto de nuestros días sean igules de felices como los que nos deseaan felicidad por estas fechas.
Anónimo, desde el anonimato es dificil responderte. Sinceramente.
No se quien eres para decir que este no es de "los artículos que a ti te gustan" porque ni siquiera sé que te gusta y ni siquiera esto es un artículo. Es una reflexión y punto.
Yo no intento enseñar nada a nadie, yo escribo en mi bitácora lo que me apetece y aquí entra quien le apetece.
Decirle a Ginebra que cuide su ortografía es como decirle a Rouco Varela que vaya a un puticlub de bajo pelo.(ël seguro que frecuenta otrsos más refinados). Ginebra escribe como siente, y siente bien, punto.
Hablas de mis adeptos en el Blog de Guillermo. Joder, no sabía que tuviese adeptos, pero si así lo entiendes me siento orgulloso, el problema es que allí escribo demasiado poco y cuando lo hago es desde la crítica constructiva. No soy lameculos de nadie.
Y si piensas que voy a borrar tu comentario, te equivocas. Eres tan libre de opinar como yo de escribir, así que quédate tranquil@.
Y sin ningun tipo de acritud, te invito a que sigas escribiendo aquí.
Saludos.

Malo Malísimo dijo...

Amén.

Los pasos que no doy dijo...

Navipocresía... lo has definido perfectamente, Antonio

Un besazo, amigo mío, sigue ahí, con ese corazón así de grande que tienes¡

Amén. ;)